El capità Barberá

Hoy le ha tocado de nuevo a Rita Barberá, pero bien podía haber sido Fabra, Álvaro Lapuerta, Matas o cualquier otro nombre político el que saliese de la profunda chistera de la corrupción en Génova. Después de todo, tras años acostumbrándonos a encadenar caso de corrupción tras caso de corrupción en el seno del Partido Popular; comienzo a sospechar, que es tan solo nuestro propio pánico a continuar mirando hacia arriba, el que nos impide ver un nexo tras cada nombre en una ya muy larga lista de casos salpicados en un mismo partido.

Pero en los noticiarios de hoy, es la que fuera ama y señora de Valencia; la eterna alcaldesa, quién ocupa todas las portadas y cabeceras de los medios. Minutos y horas, dedicadas a  escrutar la vida y obra de la veterana dirigente valenciana, sin que nadie parezca tener gran interés, en poner de manifiesto la relación entre la implicación de Barberá en un caso de blanqueo de capitales en el PP del ayuntamiento de Valencia; y la que sin duda, podemos calificar de maravillosa relación hasta ahora entre la ex alcaldesa y la florinata de la cúpula popular, así como con gran parte del empresariado valenciano más afín a la derecha. Pareciese como si ante unos indicios demasiado obvios de podredumbre del propio sistema, nos conformásemos de nuevo con apuntar simplemente una serie de nombres contra los que descargar momentáneamente nuestra ira.

Y es que no nos equivoquemos, Rita Barberá no supone para la corrupción en España mucho más que una funcionaria demasiado acrecentada. Otra modesta ficha, por momentos subida en un Ferrari, en un juego mucho más complejo de lo que ella misma podría imaginar y sin duda el ejemplo más claro de un gobierno sátrapa, el de Partido Popular Valenciano, que alimento durante años con circos y redes clientelares a un sistema mucho más profundo que permitió a unos pocos garantizarse el beneficio privado de los bienes públicos y el cual sigue oculto tras la inmensa maraña de nombres mediáticos y eternas causas judiciales.

Pero después de todo, no saquemos conclusiones equivocadas en este pequeño análisis del caso Taula y la situación de la señora Barberá. Nadie pretende negar la importancia de la imputación de la que fuera alcaldesa de Valencia y afiliada número tres del Partido Popular. Estoy seguro de que pocos sitios serán más recogidos que la cárcel para que Rita profundice en la lectura de Gramsci. Tampoco podemos dejar pasar por alto el silencio complice o en el peor de los casos temeroso de gran parte de los altos cargos del Partido Popular ante esta causa, con un Rajoy de nuevo en su versión más huidiza, rescatando incluso el plasma para sus apariciones en Galicia, y con un equipo de prensa todavía inmerso entre el ajetreo y la saturación por el reciente caso Soria, tan solo parece quedarles ya en el Partido Popular, una de esas extravagantes invocaciones a lo oportuno de los testigos desaparecidos o los discos duros destruidos a martillazos, para que de nuevo todo parezca diluirse entre la inmediatez de la prensa y la amnesia ante la saturación informativa de gran parte del electorado. 

El caso Taula supone en definitiva en nuestro país una nueva cara para una dinámica ya demasiado habitual: un caso de corrupción, cantidades obscenas de dinero negro y tan solo un puñado de nombres en todos los titulares. Una simplificación de la realidad de la corrupción tan absurda, como sin duda efectiva para quienes se encuentran al frente del sistema.

barbera.jpg

Autor: @SeijoDani

 

Recuerda que como parte de la ley de memoria histórica y en recuerdo de la activista medioambiental Berta Cáceres,te agradeceríamos que dedicases un segundo a firmar esta petición para cambiar al recuerdo del fascismo de las calles de A Coruña,por el nombre de la activista medioambiental. 

https://www.change.org/p/xulio-ferreiro-calle-berta-c%C3%A1ceres-en-a-coru%C3%B1a

Anuncios

Soria, sé fuerte

Cuando ya nada parecía poder sorprendernos en este lejano reino de occidente llamado España. El gobierno, supuestamente en funciones del Partido Popular, ha parecido por un momento, dispuesto a brindarnos un redoble más de tambores en este particular circo en el que hemos llegado a transformar nuestra política patria. Con el nombramiento del ex ministro Soria, en plena resaca de la fallida sesión de investidura, para el puesto de Director ejecutivo en el Banco Mundial. El gobierno popular y particularmente su presidente, Mariano Rajoy, dejaban claro que en España, tan solo los favores en el seno del propio partido parecen pagarse.

Tras años de una incesante lucha política y económica de diferentes gobiernos de nuestro país, por conseguir ocupar espacios de poder en diferentes organismos internacionales. Todo ha culminado con la representación de nuestra política más caciquil, y el dedazo como clara reminiscencia de la época Aznar en el gobierno de Mariano Rajoy, en el nombramiento de personajes de la calaña moral de Soria o Rato para cargos de responsabilidad en instituciones como el Banco Mundial. Si para esto nos hemos apretado el cinturón todos estos años los españoles, quizás hubiese sido mejor continuar nuestro camino de una manera un tanto más digna, en el ostracismo internacional.

El PP demuestra una vez más con este movimiento, su particular visión de la gestión del estado. Haciendo un uso meramente particular, de un nombramiento que nos debiera representar a todos. El puesto con el que se pretendía recompensar al ministro antirenovables, del fracking, los chollos hoteleros o las prospecciones en Las Canarias, entre otras perlas. Es un puesto que representa a todos los españoles. Un puesto en el escaparate de la política internacional que ha costado demasiado conseguir, para que termine una vez más, ocupado por el amigo del presidente de turno.

Se nos quiso convencer desde Génova de que el cargo fue asignado en un concurso de méritos en el que Soria, como un funcionario más, se presentó y accedió al cargo por su propia valía. Nunca por méritos políticos. Explicación que podría resultar factible, sino fuese porque José Manuel Soria ha permanecido apartado de su labores como funcionario durante 26 años, la plaza nunca ha estado reservada para funcionarios, el gobierno se encargo de no hacer pública la convocatoria, ni en el Boletín Oficial del Estado, ni en la web del Ministerio oportuno y porque pese a que a pasásemos por alto todos los puntos anteriores. No podemos olvidar que el ex ministro de Industria, Energía y Turismo tuvo que renunciar a su cargo, precisamente por las contradicciones, cuando no directamente mentiras, a la hora de explicar su participación en empresas radicadas en paraísos fiscales.

Mentía el ex ministro entonces, cuando declaraba no saber nada de dichas empresas y miente el PP ahora, cuando dice haberle concedido el cargo exclusivamente por méritos profesionales. Pese a todo, nadie espera ya que Rajoy de un paso atrás, tras nuevamente descubrirse el engaño. La dimisión de Soria, fue un lapsus de cordura en el reino de la impunidad. Rajoy ahora niega saber nada de este nombramiento, al igual que tampoco le tembló la voz al declarar no saber nada sobre el caso Bárcenas.  Tendremos que esperar a que los Aguirre, Monago o Cifuentes huelan de nuevo la sangre en la ya debilitada manada del presidente en funciones, para que las guerras internas en la familia popular, nos proporcionen una vez más, los restos de la carnaza de la corrupción como arma política en los titulares.

Son malos tiempos para la bancada popular, y la inmediatez de los juicios por el ‘caso Nóos’, las ‘tarjetas black’, el ‘caso Gürtel’ o los ‘Papeles de Bárcenas’ no parecen una buena señal para calmar lo que sin duda ya podemos comenzar a tildar como guerra interna en el PP, por la sucesión de un presidente ya en franca decadencia. Después de todo, tan solo eso ha logrado que el ex ministro tuviese que renunciar a un cargo por el que pasaría a cobrar anualmente, la friolera de 226.000 euros libres de impuestos. Dato este último que a tenor de su pasado, sin duda ha debido doler especialmente al político canario.

Tras el ruido de sables en el seno del partido y la repercusión en los medios. Soria y el Partido Popular, tendrán que pensar un momento y un destino más oportuno, para esta vez con más sigilo, poder encontrar un lugar en donde colocar definitivamente al ex ministro.

 

Industria-Energia-Turismo-Manuel-MINETUR_EDIIMA20160204_0548_18.jpg

Autor: @SeijoDani

 

Recuerda que como parte de la ley de memoria histórica y en recuerdo de la activista medioambiental Berta Cáceres,te agradeceríamos que dedicases un segundo a firmar esta petición para cambiar al recuerdo del fascismo de las calles de A Coruña,por el nombre de la activista medioambiental. 

https://www.change.org/p/xulio-ferreiro-calle-berta-c%C3%A1ceres-en-a-coru%C3%B1a

Desde DowJones te agradecemos tu colaboración.