Los dilemas de Pablo

Quizás lo que a continuación voy a confesar, pueda sonar raro; poco profesional incluso, espero sepan disculparme si ese es el caso. Pero hoy, a la hora de sentarme a escribir este artículo, reconozco que por primera vez, todavía desconozco exactamente en donde reside la noticia de lo que me dispongo a encarar. Puede que en realidad lo haga en la  propia crisis del periodismo político, en la decadencia de la democracia incluso o puede que sin más, se trate de la repentina falta de inspiración del que ahora escribe estas líneas. Pero por encima de todo, he de admitir, que tras estas primeras frases, continuo siendo incapaz de comprender como la existencia de discrepancias internas o luchas de poder en el seno de un partido, pueden seguir resultando tan sorprendentes.

No se trata de que no comprenda los ríos de tinta que se han vertido por las desavenencias públicas entre el líder de Podemos e Íñigo Errejón, no. Se trata de algo más profundo, más relacionado con el contexto y no con el foco inmediato, se trata de la aversión y el recelo que aún hoy nos produce cualquier tipo de pluralidad ideológica dentro de los diferentes tipos de organizaciones políticas en España. Una especie de reminiscencia franquista que hace que en nuestro país, todas las batallas intelectuales deban darse en las formaciones de puertas para fuera. En el mejor de los casos, con cuidadosos titulares de prensa estratégicamente filtrados. Después de todo, la nuestra siempre ha sido una sociedad de puñaladas por la espalda y juegos de tronos hasta que al fin, caiga el caudillo.

Pretenden ciertos medios y determinadas  visiones de la vida política, hacernos ver en la confrontación de ideas de cara a la opinión pública, dentro de los propios partidos, algo perverso, que sin que nadie sepa muy bien como, puede llegar a socavar nuestra democracia. Como si la pluralidad la enfermase.

No hace falta ser el más hábil de los periodistas, para percatarse de que en el seno de la formación morada, existen diferentes sensibilidades y como consecuencia de ello, han surgido serias discrepancias internas cuyo desenlace podemos simplificar a grandes rasgos en dos bandos: un ala moderada que busca encandilar a sectores de la población que no se identifican tanto con la izquierda tradicional o errejonistas, y un ala más radical o tradicional dentro de la izquierda, que busca hacer de podemos un partido no tan alejado del concepto de clase y  el socialismo que se sintetiza en el líder de la formación, Pablo Iglesias. Podríamos, a partir de estos datos, analizar profundamente las diferentes batallas que de esta lucha han surgido en Podemos y con ello obtendríamos sin duda una amplia visión de un partido joven, un partido curtido en ya muchas batallas y con no poca responsabilidad. Pero que sin duda, todavía se mantiene en continua formación y reelaboración. Un partido que como han mostrado sus numerosos bandazos programáticos, mantiene las dudas entre moverse en la órbita izquierda / derecha, arriba / abajo o nueva y vieja política. Por lo que he de suponer, que lo que debiera sonar verdaderamente extraño, llegado el caso, sería que no existiesen discrepancias en su seno.

Nunca han ocultado desde Podemos el continuo intercambio de pareceres en su formación, por tanto a poco que uno conozca no solo la naturaleza política, sino ya en si la naturaleza humana. Podrá dilucidar que entre dos visiones enfrentadas en el seno de una organización, siempre terminarán surgiendo luchas internas por el acceso al poder. Solo me cabe entonces concluir, que lo novedoso parece residir en que sean los propios dirigentes y a través de medios abiertos a la opinión pública, los que se encarguen de aclarar sus posturas.

Parece reinar en nuestro país desde hace ya demasiado tiempo, un extraño interés por hacer de la verdadera política algo extraño y de las más insospechables prácticas, política. Hablar de lo peligroso o de lo irresponsable que resulta para una formación el debate intelectual resulta poco menos estúpido que desacreditar a la propia democracia por su diversidad de propuestas. Después de todo, en sus amistades, en su trabajo o en el hogar, permítanme un consejo: desconfíen siempre de una única voz.

errpe.jpg

 

 

Autor: @SeijoDani

 

Recuerda que como parte de la ley de memoria histórica y en recuerdo de la activista medioambiental Berta Cáceres,te agradeceríamos que dedicases un segundo a firmar esta petición para cambiar al recuerdo del fascismo de las calles de A Coruña,por el nombre de la activista medioambiental. 

https://www.change.org/p/xulio-ferreiro-calle-berta-c%C3%A1ceres-en-a-coru%C3%B1a

Show must go on

De nuevo, le toca el turno de las negociaciones a la clase política, sin que el pueblo haya cambiado nada. Sin grandes manifestaciones, sin indignación en nuestras calles, sin huelgas, sin movimientos populares, ni excesivas muestras de desagrado o incomprensión. Tan solo con desencanto, con escepticismo, como quién ya ve en la supuesta solución una parte más del problema.

Una vez más, la sociedad española ha votado y se ha recostado en su sofá, a la espera de las soluciones de un hemiciclo no menos inerte que la propia calle. Soluciones que se nos presentan enmascaradas en pactos políticos que no importan y en maratonianas declaraciones que si cabe, lo hacen menos. Excepto, claro está, si las tenemos en cuenta como mera escenografía imprescindible dentro del parlamentarismo español, para de esa manera, lograr romper sin excesivo pudor pactos y promesas alcanzados con la ciudadanía anteriormente. Un reino del teatro y la mentira en donde la responsabilidad ante la hemeroteca supone un extraño castigo para los partidos. Y en donde el engaño electoral, tienen su lugar privilegiado en el engranaje social, como medio para que la decadencia de una democracia, ya a estas alturas, muy alejada de su propio pueblo, no salga a relucir en demasía.

Para muestra un botón. El pacto entre Ciudadanos y Partido Popular, supone la muestra más fidedigna de la desmemoria política, del engaño electoral y la parquedad ciudadana en un solo documento. Tras su breve aventura con Pedro Sánchez, Albert Rivera pretende mostrarse ante España como un adalid de la democracia, capaz de rescatar a España del desastre de una nueva consulta ciudadana. Y si para ello en Ciudadanos tienen que cambiar programas electorales, desdecirse o incluso mentir mirando fijamente a cámara con una lustrosa sonrisa únicamente esgrimida en tales circunstancias por quién nada creé de lo que dice o por lo contrario, por quién creé firmemente que el fin justifica todos los medios. Albert Rivera lo hará, al igual que en mayor o menor medida parecen dispuestos a hacerlo hoy la mayor parte de nuestros políticos.

Asistimos pues a una política camaleónica, desmemoriada y deslengüada a partes iguales, en donde el ciudadano es únicamente considerado como votante consumidor o consumidor votante de manera indiferente. Poco o nada importan ya nuestras pataletas a los políticos, las huelgas han pasado a considerarse actos violentos y carentes de sentido, la disidencia política real supone inmediatamente la sospecha de terrorismo y la participación ciudadana en la política es vilipendiada y caricaturizada en los mass media sin apenas tregua o compasión.

Vivimos en una sociedad engañada y autoengañada, una sociedad que pide el cambio pero que teme a la participación en la lucha social, una sociedad que señala a la corrupción pero que no dudaría en aprovechar si se presenta la ocasión sus ventajas. Una sociedad reflejo de sus políticos y una política fruto de sus ciudadanos. Dos caras de una misma moneda, dos organismos y una misma simbiosis que ha llevado a nuestro país a una complicada disyuntiva:  continuar la farsa o remover las cosas.

De momento: abrimos de nuevo el telón, encendemos los focos y comenzamos una nueva legislatura en la que una vez más la formación de gobierno parece importar más que la fortaleza y la autoridad del mismo. Supongo que después de todo, una vez puesto los nombres y colores a los cargos, de tomar decisiones ya se encargarán Merkel, Europa, la Troika o quién sabe realmente en manos de quien se encuentra actualmente nuestro destino en el día a día. Si bien todo parece indicar tras fulgurante imposición de la modificación del artículo 135 de nuestra constitución, que ya no en las nuestras.

Pero si algo  parece realmente  importante en todo esto, es que tras las mentiras y el show, tras las nuevas declaraciones y las promesas, usted no ha tenido que participar de nuevo en la irónicamente llamada fiesta de la democracia.

Pero no se preocupe, tras una larga jornada de trabajo, siempre podrá indignarse desde su sofá a la hora del telediario.

1984

Autor: @SeijoDani

 

Recuerda que como parte de la ley de memoria histórica y en recuerdo de la activista medioambiental Berta Cáceres,te agradeceríamos que dedicases un segundo a firmar esta petición para cambiar al recuerdo del fascismo de las calles de A Coruña,por el nombre de la activista medioambiental.

Desde DowJones te agradecemos tu colaboración.

https://www.change.org/p/xulio-ferreiro-calle-berta-c%C3%A1ceres-en-a-coru%C3%B1a

Juegos de trileros

Termina el verano, y con el regresamos los españoles de las vacaciones con la sensación de volver a ese eterno día de la marmota que supone ya la política en nuestro país. Regresamos a las declaraciones en los pasillos, a las ruedas de prensa y a esos platós de los mass media, en donde los debates siempre parecen alargarse, sin que parezcan aportar nada.

Regresamos al desgobierno en funciones y con ello a la tutela de Europa y de los mercados; si es que alguna vez nos habían dejado, al paro, a la corrupción y especialmente regresamos al miedo a unas nuevas elecciones. Una amenaza que pareciera cobrar una desmedida virulencia en un país que ha estado, en su pasado, 37 años sin celebrar unas elecciones libres, y en donde la clase obrera ha llegado a temer más a unos comicios que a la propia continuidad de las políticas de la precariedad y los recortes. Puede que mucha de esa animadversión repentina a los comicios, encuentre su explicación en la única alternativa que se ha planteado hasta ahora desde los partidos a las urnas. Alternativa en  forma de pactos de trileros entre partidos, en donde las promesas parecen ser gratuitas y apenas encuentran ya repercusión entre las esperanzas de los españoles.

Y es en medio de todo este eterno despertar político en el que se ha convertido nuestra existencia, en donde parece cobrar especial protagonismo un nuevo pacto, ésta vez entre Ciudadanos y Partido Popular, que en la búsqueda de su particular ménage a trois de gobierno con el PSOE, han decidido presionar al partido de Pedro Sánchez con un acuerdo en donde la formación naranja plantea combatir la corrupción de los populares, tras pasar un documento de condiciones innegociables, por el visto bueno de un comité ejecutivo, el del PP, en donde todavía hoy, permanecen Carmen Navarro, Ana Mato o Rita Barbera, entre otros tantos nombres encargados, al parecer, de supervisar  el cambio político de nuestro país.

 

Triste camino el de un partido como Ciudadanos que hoy pacta con el PSOE y mañana con el PP, variando para ello si es preciso, en donde sea, sus postulados y el de un Partido Popular que por sorprendente que parezca tras 30 años de democracia, sigue sin entender que ser el partido más votado en las elecciones de un sistema parlamentario, no supone una carta blanca a la hora de formar gobierno. Un pacto entre naranjas y populares que parece pretender solapar con nuevas promesas de cambio, lo que hace ya tiempo, deberían ser responsabilidades políticas para un partido que ha gobernado España infestado por la corrupción, y que si nada cambia, parece dispuesto a volver  a hacerlo con el voto amigo, eso si con las narices tapadas, de la formación naranja. A día de hoy, esta parece suponer la única y surrealista alternativa para evitar concurrir de nuevo a las urnas.

Todo ello en un país en donde la izquierda a la espera de las elecciones gallegas y vascas, sigue sin comprender que la renuncia al acuerdo con los nacionalismos, tarde o temprano será una promesa más incumplida por alguna de las partes, ya que pese a todo, y atendiendo al panorama político que se nos presenta, sigue suponiendo la única llave viable para la formación de futuros gobiernos.

 

riverarajoy_560x280

 

Autor: @SeijoDani

 

Recuerda que como parte de la ley de memoria histórica y en recuerdo de la activista medioambiental Berta Cáceres,te agradeceríamos que dedicases un segundo a firmar esta petición para cambiar al recuerdo del fascismo de las calles de A Coruña,por el nombre de la activista medioambiental.

Desde DowJones te agradecemos tu colaboración.

https://www.change.org/p/xulio-ferreiro-calle-berta-c%C3%A1ceres-en-a-coru%C3%B1a

 

Guerra de trincheras

“Locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes”

Albert Einstein

Y precisamente esa es la sensación que nos queda a los españoles tras el 26J, la de una política cabezota, de límites, que se empeña  una y otra vez en repetir los mismos pasos, intentando con ello lograr un resultado diferente. Tras el 20D existían motivos para la reflexión, para el cambio, motivos para que la totalidad de las formaciones políticas del arco parlamentario español se pusiesen manos a la obra y comenzaran diferentes rondas de dialogo, tanto internas como externas, que condujesen a sus formaciones a un proceso de replanteamiento estratégico que los preparase para una nueva política partidista en España con unas nuevas reglas de juego. Pero no ha sido así. Los líderes políticos españoles y con ellos sus partidos, se dedicaron desde el minuto uno a cavar trincheras, a soterrar las posibilidades de acuerdos parlamentarios entre juegos fálico-infantiles y con ello, demostraron que pese al paso del tiempo, la democracia en España, continua siendo una democracia joven y poco acostumbrada al tête à tête político.

En España las negociaciones comienzan en la prensa, en las bases o incluso en las redes sociales, pero nunca en los despachos. Y claro, después de días, semanas o puede que incluso meses calentando a diestro y siniestro al personal con la cal viva o con Venezuela o de promesas y líneas rojas que jamás de los jamases se traspasarían, cuando los líderes políticos se sientan a negociar, el despacho más que un despacho parece una olla a presión y poco queda ya por decir. Lo que queda, es esperara a que pase el tiempo para salir a una nueva rueda de prensa y decir lo que ya todos sabemos o llegar a acuerdos sobre las líneas rojas que juramos no traspasar y que ahora por misterios de la coherencia, nuestros militantes rechazan enérgicamente.

Vivimos inmersos en una España esperpéntica en donde quienes promulgan la unidad de España pretenden excluir el peso parlamentario de los catalanes y vascos, mientras quienes desde ahí pretenden la independencia, se ofrecen sin temor para formar gobierno. Una España arcaica, absurda, solapada entre grandes titulares y a la espera de volver a lo de siempre. Se equivocan muchos si creen que el cambio en nuestro país ha llegado para quedarse, dennos un respiro y volveremos a la corrupción, a la burbuja inmobiliaria y al bipartidismo. Eso precisamente, la firme creencia de que todo volverá a la “normalidad” es lo que mantiene a los viejos partidos firmes ante las peticiones de cambio que llegan desde las nuevas formaciones.

Nadie ha dicho que resulte fácil llegar a un acuerdo en una España dividida entre izquierda/derecha, centralismo/nacionalismo y pasado/presente, pero resulta curioso que tras tantos años de leyenda de aquella lustrosa transición, seamos ahora incapaces precisamente los españoles de llegar a un acuerdo de mínimos estancados entre la falta de cintura de los nuevos partidos y la política de búnker de las viejas élites políticas de nuestro país.

Desconozco si el cambio terminará produciéndose o no en España y si se produce, desconozco el signo del mismo, pero si algo parece claro es que a la espera de que termine de arrancar la legislatura que se supone del cambio, la nueva política parece ya desencantar tanto a los españoles como la vieja. Cosas de la guerra de trincheras supongo.

doooo

Autor: @SeijoDani

 

Recuerda que como parte de la ley de memoria histórica y en recuerdo de la activista medioambiental Berta Cáceres,te agradeceríamos que dedicases un segundo a firmar esta petición para cambiar al recuerdo del fascismo de las calles de A Coruña,por el nombre de la activista medioambiental.

Desde DowJones te agradecemos tu colaboración.

https://www.change.org/p/xulio-ferreiro-calle-berta-c%C3%A1ceres-en-a-coru%C3%B1a

¿Bajar los brazos?

Comienza una semana en la que muchas cosas parecen cambiar,para que todo siga igual.Manifestaciones,acampadas,paralización de desahucios,movilización ciudadana,represión,nueva política,viejas costumbres y un sin fin de términos que podríamos acuñar para definir estos cinco años desde aquella Spanish Revolution,que durante un instante nos hizo pensar,al que más o al que menos,que realmente podríamos cambiar las cosas.

Cinco años  de luchas y de esperanza,en los que ha cambiado el rey pero permanece la monarquía,en los que han cambiado los cargos pero permanece la impunidad y lo más lamentable de todo:cinco años en los que han cambiado las marionetas pero persisten sus titiriteros.

Cometimos el grave error de abandonar las calles para confiar el peso del cambio de nuevo a las urnas.Pensamos que podríamos cambiar su juego desde dentro y nos encontramos con que es difícil saltarse las reglas sin de vez en cuando romper alguna carta.Sus leyes mordaza,sus amnistías fiscales,sus desequilibrios electorales,sus pactos con la fiscalía…,miles de atajos para unos pocos,los de siempre,que pese a todo,continúan dominando el juego que parece someternos a todos.

Tuvimos nuestra gran oportunidad en el inicio de esta crisis que no comenzamos.Tuvimos la oportunidad de acorralar a los bancos,de exigir la nacionalización de los mismos,de deshacernos de una desprestigiada clase política y de una pseudodemocracia que lleva demasiado tiempo anclándonos en este eterno 1984 y  a golpe de huelgas y manifestaciones,exigir un cambio drástico en un modelo productivo que esclaviza el esfuerzo de todos para el beneficio de unos pocos.

Pero la perdimos,perdimos aquella oportunidad.Acorralados entre el bombardeo sus mass media y en estado de shock ante los despidos en masa,terminamos por creernos aquel mea culpa de que el colapso financiero era nuestra responsabilidad,que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades hipotecando nuestras vidas y que hora debíamos asumir las consecuencias.Y cuando eso no funciono,simplemente centraron nuestro odio en los inmigrantes o en cualquier otro colectivo que pudiese resultar una presa fácil.Utilizaron nuestra falsa sensación de pertenencia a una clase media,para desviar el odio hacia abajo,mientras intentaban mantenernos aletargados.Nos dijeron que la austeridad era necesaria,que de esa manera  pronto fluiría el crédito.Nos prometieron que volverían los tiempos del dinero fácil,de aquellos prestamos que no podemos pagar concedidos para cosas que no necesitamos.Y eso nos tranquilizó,y continua haciéndolo,aunque en el mejor de los casos sea una cruel mentira.

Apelaron a nuestro ansía consumista para lograr crucificar nuestra sanidad,nuestra educación y nuestras libertades en pos del dios dinero y el gran pecado original del consumismo.Nos engañaron diciéndonos que Syriza o Podemos,eran los bolcheviques de nuestro tiempo y dejaron que estos,no sé si por ignorancia o simplemente por creer que era lo mejor para avanzar en su eterna derrota,vaciaron las calles y las plazas abandonando a su suerte a esos últimos soldados del Kronstadt,en forma de huelgas y movimientos antisistema que todavía entonces,quién sabe si con más o menos razón,seguían gritando al mundo que nada cambiaría si terminaban sacándonos de las calles.

Cinco años para encontrarnos en España,ante un pacto entre los mal llamados socialistas y una derecha nueva,pero con ese viejo olor a rancio.Cinco años que nos recuerdan que tanto ha cambiado,pero que no se ha movido nada.

Lema15m

Autor: @SeijoDani

 

 

¿¿Quieto todo el mundo??

Comienzo a escribir estas líneas un 24 de febrero,35 años después de aquellas 18 horas que conmocionaron a España.35 años buscando nuestra sombra en un espejo,en donde una todavía inmadura pero ya menos temerosa España,sigue sin comprender que aquellos peones disfrazados de militaruchos de tres al cuarto que entraron en el congreso,nunca nos pudieron arrebatar nada.No nos pudieron arrebatar nada,porque nunca llego a ser nuestro lo que buscaban.

Y es que hoy,24 de febrero de 2016 queda más patente que nunca,tras el anuncio del acuerdo entre POSOE y Ciudadanos,que el poder nunca nos ha pertenecido,que nunca se ha respetado nuestra soberanía y que al igual que en las revoluciones burguesas que asolaron Europa en el S.XIX,el cambio de la dictadura franquista a la “democracia” tan sólo fue un paso necesario e ineludible para que todo siguiera igual en la cúspide del poder,sin que se tambaleasen en exceso sus bases.

Soy consciente de que compara al acuerdo alcanzado hoy y al golpe de estado desbaratado hace 35 años puede sonar a exageración o incluso puede dar lugar al ridículo,lo admito,pero juguemos a ser el Eduardo Inda o el Marhuenda de la izquierda.Dejemos durante al menos una semana la seriedad y el rigor en el análisis que tanto aburre inconscientemente a nuestra más casposa intelectualidad de izquierda y encendamos las alarmas ante el pacto de un Partido Socialista derrotado y subyugado por sus deudas;más al pie de sus acreedores que al de sus votantes,y un partido como Ciudadanos que lejos de arrojar luz sobre la peligrosidad de profundizar en la deriva neoliberal de nuestra economía,pretende arrojar al pie de los caballos del gran empresariado a la fuerza laboral de nuestro país en forma de contrato único.

Quizás sea esa la única solución,el alarmismo,los Sálvame Deluxe o Chiringuitos políticos de sobremesa que de una vez por todas logren captar la atención del votante de izquierdas ante una deriva neoliberalista que pretende dar el golpe final a lo que hemos dado en llamar democracia.Puede que ya no sirvan los ARV o las Mañanas  para despertar la unidad de acción de la izquierda ante la proximidad de una verdadera plutocracia en nuestro país,en una sociedad de consumo como la nuestra quizás necesitemos que nos vendan mejor la necesidad de rebelarse.

14523490927731

Autor: @SeijoDani

Tiempo de pactos

Pasan los días y continua una ausencia de gobierno formal que quién sabe si de manera esclarecedora,parece no notarse en demasía.La economía continua en su lenta deriva a quién sabe donde,los casos de corrupción prosiguen en su incesante goteo y las polémicas;estas si cada vez de ámbito más ridículo,continúan a solapar las verdaderas noticias en los espacios informativos de nuestro país.

Desde el punto de vista de la ciudadania que mayoritariamente pidió el cambio el las pasadas elecciones,no olvidemos que por mucho que insista el Partido Popular;en un sistema parlamentario las elecciones las gana quién tiene posibilidades de formar gobierno y no el partido más votado,resulta difícil comprender como pasado un tiempo más que prudencial,los partidos involucrados en un posible gobierno de izquierdas siguen sin dar verdaderas muestras de una iniciativa real para lograr un acuerdo solido.En un país abocado a la precariedad laboral y con un partido provisionalmente en el gobierno,acosado por la corrupción en gran parte de sus capas superficiales y ya a la espera de verse acusado y sentenciado en sus más altas esferas,parece casi surrealista una situación en la que PSOE-Podemos e IU parecen preocuparse más en salvaguardar su imagen de marca ante su electorado que en la formación de un gobierno progresista que permita comenzar a actuar desde las instituciones y con la propia ciudadanía para desenmascarar y combatir a la vieja política que poco a poco comienza a notar el peso del cambio político que afronta nuestro país.

Un gobierno que lidere el cambio no solo es una oportunidad que se presenta más viva que nunca ante las puertas de Ferraz,sino una responsabilidad histórica para un PSOE que debe elegir entre sus bases y la vuelta a la antigua socialdemocracia o sus barones y expresidentes y el pacto con el ibex35.No existen más alternativas que el cambio o la lenta agonía,que la presidencia o la tensa espera de la puñalada al César para Pedro Sánchez.

Pero si bien es cierto que debido a su continuada deriva al liberalismo más recalcitrante y a la corrupción de la que ha formado parte,es desde Ferraz desde donde se deben de dar los pasos que cimienten la confianza necesaria para un futuro pacto de gobierno,es desde Podemos y en menor medida desde IU desde donde deben de surgir las voces de la concordia y la cordura.

Las políticas sociales,el compromiso con la libertad individual y colectiva y la esperada puesta sobre la mesa de la necesidad de modificar unas reglas del juego anquilosadas desde la transición y demasiado ventajosas con los viejos partidos,deben de ser los puntos principales en una negociación de gobierno en la que debe quedar claro entre las filas socialistas que dicho pacto se deberá actualizar a tenor de sus actos,durante el transcurso de una posible legislatura conjunta entre las formaciones de izquierda.

Supone una responsabilidad histórica y con sus votantes la formación de un gobierno del cambio para los señores Sánchez,Iglesias y Garzón.No existiría mayor fracaso que la constatación de que ante una nueva oportunidad de afrontar los retos que se nos plantean,las disputas internas en el seno de la izquierda le devolvieran el poder a los corruptos.

 

Palacio-Moncloa_TINIMA20120115_0311_3

Autor: @SeijoDani

Pacto a la portuguesa.

Un día después del 20D es tiempo para reflexionar.Tiempo para pensar como un partido afectado por el caso Gürtel,por los papeles de Bárcenas,por el caso Palma Arena,Por la Operación Púnica…y la lista sería excesivamente larga para enumerarla en plenas vacaciones,ha conseguido el apoyo de algo más de siete Millones doscientos mil españoles.Españoles en su mayor parte de a pie,sin grandes fortunas, como usted y como yo,aunque quizás ellos eso no lo sepan.

Podría explicarse un resultado electoral tan favorable a un partido netamente corrupto achacándolo a la desmemoria,aunque de ser así,casos como el de Gómez de la Serna revalidando su escaño en Segovia pasados escasos días de su escandalzo,sin duda vendrían a evidenciar un claro ejemplo de alzheimer colectivo.Pero lejos de eso si algo ha quedado claro en estas elecciones es que la nueva política,la nueva España,ha de construirse por encima de las viejas costumbres.PP y PSOE con 213 escaños caen estrepitosamente incluso amparados en una ley electoral injusta,creada por y para impedir la verdadera democracia representativa,y ahora aturdidos por este golpe miran a derecha e izquierda para intentar agarrarse a los últimos flotadores.Pero esta vez nadie parece dispuesto a regalar nada.

Y es que pese a que tras años de protestas contra el bipartidismo,a muchos españoles parezca que se les ha caído el cielo encima por la necesidad de formar alianzas múltiples.La realidad de la jornada electoral nos ha marcado únicamente ese camino,eso o unas nuevas elecciones no sé sabe muy bien para cambiar el que.Y es que uno como gallego,no puede evitar ante esta situación,una pequeña sonrisa al ver a todos esos españoles sin saber muy bien si suben o si bajan,que si bipartidismo o alianzas.Un autentico caos político,ante una actitud que tantas veces nos han recriminado a nosotros.

Y curiosamente la respuesta parece evidenciarse en Galicia,tal y como defendimos desde este blog en un artículo anterior en relación a los resultados en la elecciones portuguesas,una izquierda responsable no debe facilitar el gobierno a la derecha responsable de los recortes.Es cuestión de integridad política y moral afrontar el reto de formar un gobierno de coalición que frene el austericidio,un gobierno que impida que las personas sean desalojadas de sus casas ante la estafa bancaria y especialmente un gobierno que vuelva a poner como referente las políticas sociales y de izquierda como solución alternativa a la crisis del neoliberalismo.

Serán numerosas las fuerzas económicas y políticas que dificulten el camino,serán muchos los que usen de nuevo la política del miedo;esta vez clamando contra un eventual desgobierno de la coalición,los mismos que aplaudieron el pacto de Majestic entre partidos corruptos negarán esta vez la validez democrática del pacto entre las izquierdas plurales,pero no podrán parar el cambio.Depende de un PSOE diezmado el seguir viendo en claras derrotas victorias pírricas o el retomar el camino de la izquierda,del pueblo.Ese camino que abandonaron hace tantos años en el poder y que curiosamente ahora puede suponer la única salida digna para evitar el pelotón de fusilamiento electoral que supondría un pacto por activa o por pasiva que permitiese gobernar al Partido Popular.

izquierda

 

El PP pide al 15-M que se manifieste ‘con votos y no con pancartas’

 

Autor: @SeijoDani 

 

 

“Lo nuevo y lo viejo”

Un bar,un bar de barrio y dos candidatos a la presidencia del gobierno,como representación de lo que les guste o no a algunos,parece significar ya la nueva política en España.Una nueva política más desenfadada,menos anquilosada y mucho más cercana al ciudadano de lo que nunca han estado los partidos tradicionales.Pocos dudaran de que los nuevos partidos y sus representantes siguen buscando con estas nuevas formulas lo mismo que sus antecesores ante el ciudadano,su voto.Pero ahora parecen dispuestos a hacerlo remangándose la camisa y sin miedo,de una forma mucho más cercana a la ciudadanía.

Parece que se terminaron los pactos previos entre los equipos de los diferentes candidatos,en los que lejos de buscar facilitar al medio en cuestión el dar respuestas a los ciudadanos ante las dudas electorales previas a las elecciones,se buscaba principalmente el evitar hacer sangre.Una especie de duelo al amanecer simulado,en el que la combinación traje corbata y el talante eran las únicas armas elegidas para azuzar al contrincante.Permitiendo sin demasiados apuros de esa forma salvaguardar el honor de sendos candidatos en un mero tramite,ante el poco margen para las sorpresas que tan rígido formato proporcionaba.Un formato en el que el periodista se despojaba del nervio del oficio,para ejercer el papel de un invitado de piedra o en el mejor de los casos,de un controlador del tiempo marcado para cada intervención.Asunto este que parecía centrar en cenit de las discusiones entre candidatos.En un “debate” en donde no existían las replicas o el dialogo,el espacio temporal del mensaje gozaba de más importancia que las ideas o la confrontación política.Debates en donde el marco ganaba en importancia al contenido.

Y es que en eso reside la importancia del debate de ayer.Gracias al equipo de Salvados y a La Sexta hemos podido disfrutar al fin del verdadero debate político en nuestras pantallas.Del debate con mayúsculas.Ese que nos ha hecho olvidar la anquilosada decadencia de la comunicación política en España y abrazar por fin la información para dejar escapar,esperemos que para siempre,la mera propaganda electoral.Resulta curioso y decepcionante que no exista espacio e iniciativa en la televisión pública de nuestro país para fomentar este tipo de debates.Por desgracia e incompetencia,parece que en términos generales interesan más las confidencias entre una presentadora de boletín y un cantante amigo de recoger favores que asuntos de vital importancia para los ciudadanos,pero eso es algo que ya me temo no podremos cambiar al menos hasta diciembre.

Entrando en la arena del debate,podemos hacernos una idea general del mismo:Ni Ciudadanos es tan de centro como dicen,ni Podemos es tan de izquierdas como nos quieren hacer ver.Fue en lo social en donde Pablo Iglesias se encontró cómodo defendiendo sin titubeos posturas progresistas en puntos clave como la abolición de la Ley Mordaza,el cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros,la garantía de una Sanidad Universal o la legalización del Toro de La Vega.Propuestas todas ellas cimentadas en lo puramente ideológico y en las que la visión del líder de Podemos se mostró mas directa y con menos ambages que la de Albert Rivera y su partido.Pero una vez más,el talón de Aquiles de Podemos,fueron los matices en su programa económico.Y es que fue ahí en donde el discurso de Rivera se impuso claramente a la oratoria de Pablo Iglesias.Lejos de entrar a debate sobre las convicciones ideológicas de cada uno,Rivera supo aprovechar que a falta de pocos meses ya para las elecciones generales de diciembre,el equipo de Podemos parece seguir sin poder explicar de manera clara y concisa como piensan llevar a cabo las medidas de su programa económico.Y puede que por ello,si hubiese que declarar un vencedor,quizás ese inicio más agresivo del líder de Ciudadanos y la coincidencia en el tiempo de esa clara derrota dialéctica de Pablo Iglesias en el tramo exacto en donde se debatieron las propuestas económicas,pueda haber hecho que la mayoría de la audiencia diera a Albert Rivera como el vencedor a los puntos del debate de ayer.

Sea como sea,me quedo con esa sensación de que ambos combatientes,sabiendo mantener siempre las formas,ayer se bajaron del ring de La Sexta con golpes en sus rostros y la sensación de haber brindado un buen combate dialéctico con el que ganarle al electorado cada voto disputado.ppAutor:@SeijoDani

“ETA es ETA.”

Y se ha vuelto a abrir la caja de pandora,por las polémicas declaraciones de Pablo Iglesias acerca de las políticas penitenciarias que promueven la dispersión de los presos etarras en las cárceles de nuestro país.Como siempre que en España se habla de terrorismo,han aparecido los oportunistas y los radicales sin pistola,para tildar al líder de Podemos de proetarra y filonazi por el simple echo de llamar la atención sobre una política que más que castigar a los asesinos,castiga a sus familias.Todos entenderemos que muchas de esas madres que en las largas caravanas se trasladan por todo el país,para una escueta visita a sus hijos,puedan llegar a maldecir a los mismos,a odiarlos.Pero por desgracia,eso no se elige.Les ha tocado la cara menos amarga de una situación trágica de por si.

Nadie en su sano juicio,puede negar que las principales víctimas,son los asesinados y los heridos por los terroristas.Nadie puede negar que sus familiares son quién deben de contar con el apoyo incondicional del estado y el reconocimiento de la sociedad civil por su lucha incesante por la democracia.Debe exigirse el fin de una vez por todas del “algo habrán hecho” y debe de exigirse que se pida perdón desde el mundo abertzale por el soporte que esta a proporcionado a los terroristas.Pero para eso debe de acabarse con la política de venganza,debe de terminarse con el silencio en torno al terrorismo y debe de una vez por todas,abrirse un debate para mostrar a ETA como lo que verdaderamente es y ha sido siempre:una locura terrorista que ha destrozado a muchas familias a lo largo de su historia,incluidas las de los propios terroristas.

Hablar sobre el fin de ETA es hablar sobre leyes penitenciarias,sobre las víctimas y sobre responsabilidades a asumir antes del fin de la barbarie por todos los responsables de la misma.Hablar sobre el fin de ETA,es reconocer que esos que ahora están presos,no son soldados a los que hay que alejar de casa por su peligrosidad,sino pobres diablos a los que la visita de su familia debe recordarles todo lo que han arruinado.Debe recordarles que en su supuesta lucha por Euskadi,ellos han sido el cáncer de esa misma sociedad.

Es de esperar;seamos ingenuos por un momento,que ya nadie puede hacer instrumentalización política del terrorismo y pensar que desde la izquierda se defiende el terrorismo de ETA.Puesto que al condenar el terrorismo,no quiere decir que se cese en la búsqueda de la explicación política al mismo;obviamente tras esta barbarie existen reivindicaciones políticas y eso es algo que ni el más obtuso de los españoles puede negar;pero a todas luces,decir esto no justifica el tiro en la nuca.Es obvio que el terrorismo etarra tenía el objetivo político de la independencia,al igual que resulta obvio que ETA y sus criminales son mafiosos de medio pelo que poco o nada conocen sobre la lucha política y mucho menos sobre la representación de un pueblo como el vasco.

Personalmente uno de los recuerdos más tempranos en mi memoria son las lagrimas por Miguel Ángel Blanco,no entendía siendo muy niño aquella barbarie y sigo sin comprenderla ahora.Pero precisamente por eso,el análisis y el estudio del mal llamado conflicto vasco continua siendo algo indispensable.El silencio,supone sin duda el desprecio más grande para las víctimas.

aa

Autor: @SeijoDani