El Valle de la venganza

“El que no esté seguro de su memoria debe abstenerse de mentir.”
Michel de Montaigne

Con toda probabilidad fruto de una transición errónea y una democracia indolente, setenta y ocho años después de la Guerra Civil y cuarenta y dos desde el final de la dictadura, la memoria del caudillo y su herencia siguen suponiendo a día de hoy una preponderante traba para el natural desarrollo de la convivencia democrática en España. Con este marco social siempre presente y en una votación con más simbolismo que carga política, el Partido Socialista ha logrado finalmente sacar adelante una proposición no de ley, quizás más destinada a reparar su propia memoria que la de las víctimas de la dictadura. El mismo partido que gobernó durante 14 años en España sin atreverse a revertir ni un ápice el pacto democrático con vencedores y vencidos que reinaba en nuestro país, y que ya en la legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero, dejó pasar la oportunidad de hacer de la memoria histórica algo más que una bonita iniciativa sin posible recorrido político alguno, consigue ahora con más apuros de los deseados, una pírrica victoria en el Congreso de los Diputados, que si nada cambia, mucho me temo será un brindis al sol más para un país que todavía sigue haciendo ostentosa gala de sus anomalías democráticas.

Hagamos el extraordinario esfuerzo de imaginar por un instante que en algún momento de la historia, alguien pudiese haber abogado por hacer del Berghof un mausoleo en en donde velar la memoria de Hitler o compliquémoslo más aún, imaginemos Auschwitz transformado en un monumento donde entre simbología nazi y las fosas comunes de los judios asesinados en Europa,  la ultraderecha alemana conmemorase cada 30 de abril la muerte del führer ¿Despreciable verdad? pues por por extraño que parezca, eso es exactamente lo que se está haciendo desde el gobierno de España con el Valle de los Caídos.

La megalomana estructura de  mármol y granito en donde reposan* Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera, no representa como se nos quiere hacer creer un monumento a la paz y la reconciliación, muy al contrario, la obra culmen del caudillo supone un último y despiadado recordatorio a la superioridad moral de los vencedores sobre los vencidos. Un macabro legado póstumo del dictador, que todavía hoy muchos se niegan a repudiar en un parlamento aparentemente democrático, en el que podría llegar a resultar complicado comprender los resortes morales o políticos que llevan al Partido Popular a negar la transformación de la «mayor fosa común de España» en un lugar para la memoria y la concienciación, sino fuese porque son los propios actos de su entorno los que se encargan de recordarnos su estrecha vinculación con la  «gloriosa cruzada» y al nacionalcatolicismo en su conjunto.

Los cadáveres de cerca de 22.000 personas ajusticiadas por el dictador llevados hasta allí en contra del deseo de sus familiares y el recuerdo de todo el sufrimiento padecido durante 18 años por los presos políticos obligados a trabajar (no creo que la negativa fuese una opción muy diferente a la muerte) en un homenaje para mayor gloria de su verdugo, suponen motivos suficientes para reclamar una vez más al gobierno del Partido Popular la exhumación y traslado de los restos de Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera fuera del recinto del Valle de los Caídos. Con este gesto, se abriría no solo una pequeña puerta para la transformación del mausoleo franquista en un museo para la concienciación y reparación de las víctimas de la Guerra Civil, sino además una oportunidad para superar un pasado monopolizado hasta el momento por la visión “única” que los vencedores impusieron durante la transición a los vencidos, imposibilitando cualquier tipo de reparación a las víctimas de la represión y la dictadura, mientras el bando franquista honraba a sus víctimas desde primera hora.

Todavía hoy, las más de 2.000 fosas comunes registradas en nuestro país, la desmemoria histórica y social, además de la continua exaltación de la dictadura franquista, parecen recordarnos que el Valle de Los Caídos no supone más que la punta del iceberg del problema, un pequeño gesto con el que comenzar a recomponer la historia, nuestra dignidad y los cimientos de una democracia que al igual que el mausoleo franquista, guarda todavía demasiados demonios en su interior.


 *A no ser claro que finalmente fuesen ellos los que entendieron mal el catolicismo y por tanto ahora se encuentren revolviéndose en sus tumbas.

El_Valle_de_los_Caídos (1).jpg

Recuerda que como parte de la ley de memoria histórica y en recuerdo de la activista medioambiental Berta Cáceres, te agradeceríamos que dedicases un segundo a firmar esta petición para cambiar al recuerdo del fascismo de las calles de A Coruña, por el nombre de la activista medioambiental.

Desde DowJones te agradecemos tu colaboración.

https://www.change.org/p/xulio-ferreiro-calle-berta-c%C3%A1ceres-en-a-coru%C3%B1