Galicia canibal

Y finalmente Galicia, ya tiene fecha para sus elecciones. El 25 de septiembre y coincidiendo con los comicios vascos, Alberto Nuñez Feijóo ha decidido llamar de nuevo a los gallegos y gallegas a las urnas, quién sabe si pensando en los propios tiempo del país, en los de su partido o bien los suyos propios. Unos tiempos, los del presidente de la Xunta, que sin duda y por mucho que se empeñe en negarlo, miran desde hace tiempo a Madrid y podrían tener en ese 25 de septiembre, una oportunidad inmejorable para poner tierra de por medio ante uno de sus principales rivales políticos, y precisamente uno de los pocos a los que parece no haber salpicado en demasia la corrupción, Alfonso Alonso. Sin duda, sabe muy bien Feijóo que excepto a la debacle que supondría perder la Xunta para el PPdG, la comparación con el escenario vasco, siempre le será ventajosa en una supuesta carrera de cara a la sucesión del presidente de su partido, Mariano Rajoy.

Llega Feijóo y el PPdG a estas elecciones gallegas con las miserias y las ventajas de siempre, pero ante un escenario nuevo. Por primera vez en Galicia, el rival político; exceptuando un eterno fantasmagórico PSdG, se presenta para Nuñez Feijóo en clara alternativa de izquierdas desde dentro y desde fuera del nacionalismo. Si bien es cierto que en ambos casos, los aspirantes al trono llegan con las huestes mermadas tras largos y extenuantes procesos de deliberación internos, que tanto en el caso de Podemos / Mareas, como en el caso del BNG, han terminado relativamente sobre la bocina de la precampaña.

LLega por tanto la izquierda gallega a las elecciones con mucho proyecto por delante y una sola ventaja, pero una ventaja considerable: el mayor trabajo en una alternativa a Feijóo, lo supone en si la legislatura del propio presidente de la Xunta. El supuesto monaguillo de Orense ha dejado en Galicia: una pesca de cerco abandonada ante las exiguas cuotas repartidas en Bruselas, frente a la desidia del gobierno español y el servilismo de los representantes gallegos, un sector lácteo enterrado ante los ERE, la caída de precios y la crisis de subsistencia de cientos de explotaciones que libran entre la soledad y la traición una larga batalla para verse apoyados desde las instituciones, y una agricultura vapuleada y abandonada a su suerte por un gobierno que ve como con ella se pierde parte de la idiosincrasia de una tierra que por desgracia gobierna quién no la sabe comprender. 

A todo ello, podríamos sumar un desastroso y oscuro proyecto eólico, un clasismo imperante en su trato a los menos favorecidos, una clara tendencia a destruir empleo juvenil o a forzar la emigración; como antaño, de los más jóvenes y preparados del país, un conflicto entorno al idioma gallego, creado con clara intención de hacer desaparecer a este frente al uso del castellano, una generación de investigadores abandonados, una sanidad sobrepasada por los recortes… y así una interminable lista de afectados por las corruptelas y la praxis de un Partido Popular gallego en cuyas raíces se mezclan contrabandistas, narcotraficantes y políticos derivados de la España franquista, que sin embargo le han valido para tejer a sus espaldas toda una red de favores y caciques que hasta ahora le han dado, salvo honrosas excepciones, siempre la victoria electoral. No es de extrañar sabiendo esto, que el propio aspirante a revalidar la Xunta, haya superado sin más problemas la filtración a la prensa de una foto en la que compartía tardes de sol, en el yate del conocido traficante Marcial Dorado. En Galicia todos conocemos las leyendas de los fardos que han aupado a políticos y a empresarios, faceta esta de mi tierra muy bien recogida por Nacho Carretero en su Fariña, al igual que conocemos a un amigo o a un primo del alcalde que nos puede meter a trabajar en el ayuntamiento y somos plenamente conscientes de que en las iglesias y los asilos, los domingos de elección el voto viene ya sellado en su sobre. Así que que importa si el presidente conoce a un narco ¿Y quién no?. Después de todo, Galicia no es Sicilia con su Cosa Nostra, ni Colombia con sus grandes narcos o México con su violencia. Galicia no es ninguna de ellos, ni en el fondo, deja de serlos un poco todos a la vez.

Así que por eso, por nuestras peculiaridades, por no saber si subimos o si bajamos;  aunque realmente ante esto he de decir que lo que no queremos en realidad es que lo sepan ustedes, entérense, y por cientos de motivos más. Las elecciones en Galicia, no serán fáciles para una izquierda que en esto si se asemeja mucho a la española, gusta demasiado de preparar la revolución antes de ganar la guerra. 

Se necesita un nacionalismo fuerte en Galicia, al igual que se necesita una Marea más larga en nuestra tierra, después de todo el BNG no es Podemos ni necesita serlo y puede que En Marea tampoco, por una vez el cambio lleva marca propia sin que esto suponga un nuevo gallego, con voz peculiar, deformando España. Es tiempo de cambio, es tiempo de lucha y la alternativa sin duda supondría la vuelta a  aqueles séculos escuros.

marcial.jpg

 

Autor: @SeijoDani

 

Recuerda que como parte de la ley de memoria histórica y en recuerdo de la activista medioambiental Berta Cáceres,te agradeceríamos que dedicases un segundo a firmar esta petición para cambiar al recuerdo del fascismo de las calles de A Coruña,por el nombre de la activista medioambiental.

Desde DowJones te agradecemos tu colaboración.

https://www.change.org/p/xulio-ferreiro-calle-berta-c%C3%A1ceres-en-a-coru%C3%B1a

Anuncios

Un pensamiento en “Galicia canibal

  1. O TEXTO EN GALEGO PRA TODOS OS DA TERRA

    E finalmente Galicia, xa ten data para as súas eleccións. O 25 de setembro e coincidindo cos comicios vascos, Alberto Nuñez Feijóo decidiu chamar de novo aos galegos e galegas ás urnas, quen sabe se pensando no propios tempo do país, nos do seu partido ou ben os seus propios. Uns tempos, os do presidente da Xunta, que sen dúbida e por moito que se empeñe en negalo, miran desde hai tempo a Madrid e poderían ter nese 25 de setembro, unha oportunidade inmellorable para poñer terra polo medio ante un dos seus principais rivais políticos, e precisamente un dos poucos aos que parece non salpicar en demasia a corrupción, Alfonso Alonso. Sen dúbida, sabe moi ben Feijóo que excepto ao desastre que supoñería perder a Xunta para o PPdG, a comparación co escenario vasco, sempre lle será vantaxosa nunha suposta carreira para a sucesión do presidente do seu partido, Mariano Rajoy.

    Chega Feijóo e o PPdG a estas eleccións galegas coas miserias e as vantaxes de sempre, pero ante un escenario novo. Por primeira vez en Galicia, o rival político; exceptuando un eterno fantasmagórico PSdG, preséntase para Nuñez Feijóo en clara alternativa de esquerdas desde dentro e desde fóra do nacionalismo. Aínda que é certo que en ambos os casos, os aspirantes ao trono chegan coas hostes mermadas tras longos e extenuantes procesos de deliberación internos, que tanto no caso de Podemos / Mareas, como no caso do BNG, terminaron relativamente sobre a bucina da precampaña.

    Chega por tanto a esquerda galega ás eleccións con moito proxecto por diante e unha soa vantaxe, pero unha vantaxe considerable: o maior traballo nunha alternativa a Feijóo, supono en se a lexislatura do propio presidente da Xunta. O suposto monaguillo de Ourense deixou en Galicia: unha pesca de cerco abandonada ante as exiguas cotas repartidas en Bruxelas, fronte á desidia do goberno español e o servilismo dos representantes galegos, un sector lácteo enterrado ante os ERE, a caída de prezos e a crise de subsistencia de centos de explotacións que libran entre a soidade e a traizón unha longa batalla para verse apoiados desde as institucións, e unha agricultura vapuleada e abandonada á súa sorte por un goberno que ve como con ela pérdese parte da idiosincrasia dunha terra que por desgraza goberna quen non a sabe comprender.

    A todo iso, poderiamos sumar un desastroso e escuro proxecto eólico, un clasismo imperante no seu trato aos menos favorecidos, unha clara tendencia a destruír emprego xuvenil ou a forzar a emigración; como outrora, dos máis novos e preparados do país, un conflito contorna ao idioma galego, creado con clara intención de facer desaparecer a esta fronte ao uso do castelán, unha xeración de investigadores abandonados, unha sanidade excedida polos recortes… e así unha interminable lista de afectados polas corruptelas e a praxe dun Partido Popular galego en cuxas raíces se mesturan contrabandistas, narcotraficantes e políticos derivados da España franquista, que con todo valéronlle para tecer ás súas costas toda unha rede de favores e caciques que ata agora déronlle, salvo honrosas excepcións, sempre a vitoria electoral. Non é de estrañar sabendo isto, que o propio aspirante a revalidar a Xunta, superase sen máis problemas a filtración á prensa dunha foto na que compartía tardes de sol, no iate do coñecido traficante Marcial Dourado. En Galicia todos coñecemos as lendas dos fardos que levantaron a políticos e a empresarios, faceta esta de a miña terra moi ben recollida por Nacho Carretero na súa Fariña, do mesmo xeito que coñecemos a un amigo ou a un primo do alcalde que nos pode meter a traballar no concello e somos plenamente conscientes de que nas igrexas e os asilos, os domingos de elección o voto vén xa selado no seu sobre. Así que que importa se o presidente coñece a un narco E quen non?. Despois de todo, Galicia non é Sicilia coa súa Cousa Nostra, nin Colombia cos seus grandes narcos ou México coa súa violencia. Galicia non é ningunha deles, nin no fondo, deixa de selos un pouco todos á vez.

    Así que por iso, polas nosas peculiaridades, por non saber se subimos ou se baixamos; aínda que realmente ante isto hei de dicir que o que non queremos en realidade é que o saiban vostedes, decátense, e por centos de motivos máis. As eleccións en Galicia, non serán fáciles para unha esquerda que nisto se se asemella moito á española, gusta demasiado de preparar a revolución antes de gañar a guerra.

    Necesítase un nacionalismo forte en Galicia, do mesmo xeito que se necesita unha Marea máis longa na nosa terra, despois de todo o BNG non é Podemos nin necesita selo e poida que En Marea tampouco, por unha vez o cambio leva marca propia sen que isto supoña un novo galego, con voz peculiar, deformando España. É tempo de cambio, é tempo de loita e a alternativa sen dúbida supoñería a volta a aqueles séculos escuros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s