#JeSuisCharlie

En pocas ocasiones uno es tan consciente del poder de la palabra o la imagen libre como cuando el fanatismo la amenaza. A nadie se le escapa que sin duda el atentado contra la redacción del semanario satírico Charlie Hebdo,supone un atentado contra todos aquellos que aman la libertad de expresión,contra la tolerancia,contra el gremio periodístico en general y supone particularmente un atentado contra el grueso de la comunidad islámica que ve,como de nuevo el sin sentido de una minoría radical, consigue hacer tambalearse el cada vez más complicado equilibrio en el que sus miembros se han acostumbrado a vivir desde los primeros golpes del terrorismo islamista en Europa.Una dificultad en la convivencia que me provoca tristeza,tristeza al comprobar como mientras el grueso de los europeos instantes después del atentado parecían dispuestos a recordar principios básicos como la igualdad,la solidaridad y la fraternidad,poco o nada tardaron esos sentimientos europeístas en sucumbir ante nuestros propios demonios.En permitir el asalto al debate por parte de nuestros propios radicales clamando venganza,distorsionando la reflexión progresista y tildando de populistas o ilusos a todos los que pretendemos combatir a la barbarie con el método racional. Una lamentable muestra de esta peligrosa deriva,lo pudimos ver instantáneamente en la política ultraconservadora Marine Le Pen que aún con la sangre de los periodistas franceses húmeda en el suelo de la redacción en donde se forjaba una revista que si por algo la debe ser recordada es por su progresismo,no dudó ni por un instante,en utilizar a los propios muertos para lograr elevar el tono del debate al proponer instaurar la pena de muerte para los terroristas.Y por qué no su linchamiento público me pregunto. Alejémonos de estos delirios xenófobos,la tragedia de Charlie Hebdo debe servirnos para reforzar nuestros postulados democráticos,para ensalzar el progreso de una sociedad europea que a lo largo de los tiempos ha sabido esquivar la sed de venganza que nos producía la barbarie,ya fuese esta terrorista o fruto de las más diversas y crueles distopías que desgraciadamente se han dado en la vieja Europa. Y es que es ahora más que nunca,cuando no podemos permitirnos ceder ante el fanatismo y la amenaza injustificada e injustificable de la sin razón.La nuestra ha sido y es la tierra de la libertad y la racionalidad,una tierra en donde el estado de derecho supone el principal garante de un ilustrador o un periodista que aún plenamente consciente de las amenazas de muerte contra su persona fruto de su labor,esquiva sus miedos y lleva hasta sus últimas consecuencias el costoso primcipio de preferir vivir de pie que morir arrodillado,éste es el caso de Stéphane Charbonnier.No nos dejemos engañar,no nos convirtamos en cómplices de esos,nuestros propios radicales que pretenden cargar en los hombros de toda una comunidad el peso de los actos de unos pocos.Dejarnos llevar en este momento por la trampa del odio,supondría el mayor desprecio al trabajo de unos profesionales que dieron su vida por unos ideales diametralmente opuestos al neofascismo que abandera ahora la respuesta violenta,supondría en definitiva dar la razón a los terroristas y quitársela a las víctimas. No caigamos tampoco en la psicosis propia del islamismo que con sus actos de terror pretende castigar a toda una nación de inocentes por las acciones y daños que sus dirigentes causan a su comunidad,no caigamos como ellos han hecho,en la tentación de atrincherarse en las posiciones más racistas y radicales.Soy consciente de lo sencillo de caer en el odio,en la venganza.De la facilidad de ponerle cara a un enemigo lejano en nuestra propia comunidad,bien sea por llevar velo o por tener un acento diferente.En realidad dejarse llevar por ese ejercicio de sin razón,resulta tan sencillo como culpar a toda una nación por la sangre derramada por sus bombas en tierras lejanas,tan sencillo como fomentar el odio en jóvenes que ven como la tierra de origen de sus ancestros es destruida por los espurios intereses económicos occidentales.Pero es precisamente en ese punto,en medio del odio,en el que debemos hacer prevalecer nuestros valores,nuestra identidad. No existe mejor momento para enarbolar los valores de la democracia que cuando ésta se ve atacada,no dejemos que la sangre de quienes dieron su vida por una sociedad más justa y libre,sirva para fomentar la respuesta del odio.El mejor homenaje posible es continuar la lucha por una sociedad mejor. #JeSuisCharlie Stéphane Charbonnier,Jean Cabut,Georges Wolinski,Bernard Verlhac,Philippe Honoré,Elsa Cayat,Bernard Maris,Mustapha Ourrad,Fréderic Boisseau,Michel Renaud,Frank Brinsolaro,Ahmed Merabet. D.E.P

ii


Autor: @SeijoDani

Anuncios

2 pensamientos en “#JeSuisCharlie

  1. Ser ou não ser Charlie?
    Publicado por Alexandre Meirelles / Ana Meirelles – 1 dia atrás
    Indiscutível a brutalidade ocorrida no Jornal Francês. Não se pode sob qualquer hipótese admitir tamanha barbárie. Contudo, cabe a discussão sob os limites do ser humano.

    Propositadamente não usei a expressão limites do Direito, pois entraria na discussão dos limites as restrições dos Direitos Fundamentais e toda a subjetividade que o assunto abraça.

    A realidade nua e crua é que nem tudo é engraçado. No meio do ano passado o Brasil se chocou com o caso do porteiro que foi entregar uma carta e foi morto pelo morador, na mesma semana uma charge na revista de domingo de um importante cartunista mostrava um homem sentado fazendo churrasco e a mulher perguntava: “É Friboi?” e o homem respondia “Não. É o porteiro do prédio”.

    Me senti completamente ofendida com a charge, pensei nos filhos e na família da vitima, que além da perda ainda teriam que se deparar com essa graçola.

    Não se trata de privar a liberdade de expressão, importantíssima para a manutenção de um Estado democrático de Direito. Baseia-se na ideia de que somos seres humanos, e o respeito pelo outro é a base da harmonia social.

    A consciência deve ser a única limitadora. De forma a alertar sobre o que deve ou não ser escrito.

    Dra. Ana Meirelles

    • Sin duda la libertad de expresión debe de respetar los derechos y la dignidad de las personas.Muchos de los que hemos utilizado el hashtag lo hemos hecho como una reivindicación de las libertades frente al fundamentalismo,religioso o de cualquier otro tipo,pero entendemos perfectamente que no todo vale a la hora de informar.Le agradezco su comentario y le invito a seguir nuestras publicaciones en twitter: https://twitter.com/dow_baja y Facebook https://www.facebook.com/DOW JONES34 Un cordial saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s